POSITIVOS y NEGATIVOS, convivencia?

POSITIVOS y NEGATIVOS, convivencia?

Tema controvertido siempre, pero debemos tener unos conceptos claros antes de hacer nada. Las recomendaciones veterinarias son claras, no debemos mezclar positivos y negativos ya que es la única forma de no correr riesgos, y eso es indiscutible, pero a veces nos vemos envueltos sin querer en situaciones…

Qué pasa si por lazos del destino, por lo que sea, nos vemos con un gato positivo y otro negativo? Pues debemos tomar precauciones, hacernos otro esquema totalmente diferente, y aunque estas precauciones no aseguran que no haya contagio, minimizan mucho el riesgo. Cada vez conocemos más casos de gatitos positivos y negativos que conviven sin haberse contagiado, eso sí, siguiendo al pie de la letra el protocolo.

En el caso de la inmunodeficiencia felina o sida felino, es más “sencillo”. Este virus se contagia por vía sexual y por mordida, se entiende por una pelea fuerte en la que hay mordidas con sangre. Este tipo de peleas suelen ocurrir con el celo, con lo cuál si esterilizamos desaparecen los dos focos de infección. Sólo deberíamos tener cuidado en el caso de que alguno de los gatitos que pretendemos que convivan, sea agresivo igualmente, aunque esté esterilizado. En este caso sería altamente peligroso.

El caso de la leucemia es bastante más complejo, ya que las vías de contagio son más numerosas y rápidas. Aquí debemos tomar más precauciones:

-Esterilización: vía de contagio importante tanto en la leucemia como en la inmuno. Esterilizando como hemos dicho anteriormente desaparece el celo y las peleas por él.

-Vacunación: fundamental para evitar el contagio. El gatito negativo debe tener TODAS las vacunas puestas ANTES de iniciar la convivencia. Después se vacunará anualmente.

-Higiene en comederos y bebederos: Normalmente se aconseja que los gatos tengan la comida a su disposición todo el día, pero en este caso actuaremos diferente. Cada gato tendrá su propio comedero y para poder controlarlo se le pondrá la comida dos o tres veces al día y se retirará el comedero al terminar. En el caso de los bebederos es más complicado, pero se cambiará el agua y se desinfectará el recipiente a diario.

-Higiene en areneros: Se debe usar arena aglomerante, ya que así podemos retirar el pipí también. Se debe limpiar la arena una o dos veces al día y debe haber tantos areneros como gatos más uno extra.

-Desparasitación periódica, tanto interna como externa, ya que las propias pulgas pueden ser foco de contagio.

-Darles algún estimulante para las defensas, puedes darlo de manera continua, en cambios estacionales o periodos de estrés, para que sus defensas estén siempre bien armadas.

Los dos gatos de la foto son Panterito y Didi. Ellos llevan conviviendo casi cinco años, Panterito es positivo en leucemia y no la ha contagiado. Merece la pena, no creen?

Repetimos que no es 100% seguro, que lo ideal es no arriesgarse, pero si pasa no se acaba el mundo, simplemente tenemos que tener más cuidado.

Esperamos que este artículo les haya ayudado

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *