La historia de Mateo

HISTORIA:

Os queremos presentar uno de tantos casos de los que nos hacemos cargo o en los que colaboramos. Es el caso de MATEO, un gato adulto que apareció en San Mateo tirado en el suelo, sin poder apenas moverse, sin ganas de comer, sin ganas de vivir. 
No conocemos su pasado pero creemos que es un gato casero que por desgracia terminó en la calle y sin futuro, abandonado a su suerte.
Nos dieron el aviso de su situación y sin dudarlo fuimos en su búsqueda. MATEO tuvo que pasar bastantes días hospitalizado porque su situación era de extrema gravedad, se encontraba totalmente desnutrido y deshidratado, lleno de púas de tunera y al borde de la muerte. Durante todos los días que pasó ingresado una voluntaria ❤, su ángel, lo iba a visitar todos los días para que viera que no estaba sólo que habían personas que querían ayudarlo y recuperara las ganas de luchar.
MATEO salió del hospital delicado de salud pero más delicada estaba su alma, rota por algún humano sin corazón. Una familia ❤ tras conocer su caso se apiadó de él y se lo llevó a su casa para acogerlo mientras aparecía una familia definitiva.
Pese a los cuidados y cariño que le daba la familia MATEO seguía desconfiando de los humanos y su corazoncito seguía roto en mil pedazos.

Cuando el tiempo con ésta gran familia había finalizado llegó su segunda casa, que se convertiría en su hogar. MATEO y su humana, Mari Carmen ❤, tuvieron una conexión especial y después de muchos días, mucha paciencia y mucho respeto hacia los sentimientos del pequeño, MATEO pudo recomponerse y creer de nuevo en los humanos.
Esta historia tiene un final féliz pero por desgracia no todas acaban bien.

Todo el proceso médico ha tenido un elevado coste, de ahí nuestro empeño en conseguir fondos para poder seguir con nuestra labor.

Queremos AGRADECER de una forma muy es especial a todos nuestros seguidores que han seguido con mucho interés y cariño el caso de MATEO. AGRADECER las aportaciones económicas que se han hecho para poder costear las facturas médicas. AGRADECER al ángel que lo visitó mientras estuvo hospitalizado, a la FAMILIA de ACOGIDA que lo cuidó durante cuatro meses y AGRADECER a Mari Carmen que lo haya adoptado y que ahora sea un miembro más de su familia.

GRACIAS A TOD@S porque sin ustedes ésta historia no hubiera tenido un final féliz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *